post

Escasa recompensa para el Atrio frente al Briviesca (1-1)

ATRIO BUPOLSA 1 – 1 BRIVIESCA NORPETROL

Terminaron firmando tablas Atrio y Briviesca en el primer derbi provincial de la temporada. Pero el punto sumado a su casillero (el primero para ambos) no dejó el mismo sabor de boca en los contendientes. Supo a muy poco al Bupolsa, mucho más ambicioso que su oponente de turno a pesar de jugar toda la segunda mitad con un hombre menos sobre el terreno de juego. Ylo dio por bueno el Norpetrol, a quien el encuentro se le hizo muy largo y sufrió mucho para contener las acometidas de su oponente en la reanudación, cuando físicamente se vino abajo.

Muy pronto avisaron de sus intenciones los de San Amaro. Querían borrar por la vía rápida la derrota sufrida en Palencia. Y no podían dejar escapar la oportunidad de brindar un triunfo a su afición ante un recién ascendido.

Bueno fue el arranque de los de Ibon Begoña, quienes volcaron el partido en el terreno de juego del Briviesca desde el pitido inicial. Sergio Esteban y Cosín no encontraron portería en disparos desde la frontal con el duelo apenas iniciado, con Diego haciendo diabluras por el costado derecho.

Y acto seguido su compañero Rubén, entrando libre de marca por el centro, pudo inaugurar el marcador en el minuto 10 al cabecear un centro de Jaime desde la izquierda. Con todo a su favor el esférico se perdió junto al poste.

Fue el anticipo del primer tanto de una calurosa mañana. Y cómo no, obra del pichichi del equipo en la pasada temporada. Guti fue el encargado de hacer subir el 1-0 al luminoso al aparecer providencial anticipándose a los centrales para meter la puntera y empujar al fondo de las mallas un envío desde la banda derecha tras una buena combinación de todo el frente de ataque local.

En la siguiente acción pudo abrir brecha el Atrio, con el Norpetrol todavía lamiéndose las heridas. Un envió de Jaime desde la izquierda no pudo ser controlado por Guti en el corazón del área, pero quedó franco a los pies de Rubén, que cruzó en exceso su disparo en boca de gol.

A partir de ese momento el Briviesca despertó de su letargo, inquietando a su rival con sus incursiones por la banda derecha. A pesar de todo los anfitriones tuvieron el 2-0 en el 27 en un servicio de Guti desde la derecha cabeceado con precisión por Cosín. Pero Chema metió una mano de oro para desviar a saque de esquina.

La réplica de los burebanos fue más contundente si cabe. Rubén Espinosa se sacó poco después un soberbio derechazo con rosca que se estrelló con violencia en la cruceta. Afinó la puntería el ariete visitante, que en la siguiente jugada anotó el tanto del empate al cabecear picado junto a la base del poste un buen centro de Renedo desde el costado derecho tras una gran acción personal de Pablo.

La poblada defensa del Bupolsa dejó rematar al hábil delantero con los pies en el suelo en el interior del área chica.

Justo antes del descanso se complicó el partido para el Atrio, pues se quedó con 10 hombres cuando Pablo vio la segunda amarilla.

Sin embargo, el Bupolsa realizó un esfuerzo físico encomiable en el segundo acto para encerrar desde el primer minuto a su contrincante en campo propio. Marti y Carlos lo intentaron con sendos remates de cabeza que se marcharon por encima del travesaño.

Poco después fue Guti quien, escorándose a la derecha para regatear a Chema, lo intentó con un disparo cruzado que finalizó en córner. En la siguiente acción Chema despejó una dura volea de Marti.

A los visitantes les flaqueaban las fuerzas, pero salvaron los muebles. Todo el juego local pivotaba sobre Cosín, en ocasiones demasiado individualista. Adri pudo deshacer el empate en el 85 con una dura volea que repelió de puños Chema. Y pese a todas las intentonas locales el marcador no se movió más.

Crónica de Daniel Ortega Cebrecos publicada en El Correo de Burgos

Deja un comentario